30 de enero de 2016

Home sweet home

Cada historia de amor tiene un comienzo... bienvenido a la mía

El año pasado ha sido el más difícil de mi vida.  Nunca te planteas lo afortunado que eres hasta que tu vida se vuelve patas arriba... y si bien, la fe te hace seguir adelante, es en situaciones extremas cuando más te aferras a ella y cuando una fuerza sobrehumana te hace seguir contraviento y marea...  A finales de marzo mi hermana tuvo un derrame cerebral que la tuvo ingresada hasta principio de junio. Los milagros existen, y mi hermana es prueba de ello... Como el que pasa una gripe, ella ha superado con creces esa horrible experiencia ... el verano fue poniendo orden en el curso de las cosas y de nuestras vidas, sin embargo, la vida quiso otra vez ponernos a prueba. El 15 de septiembre mi madre ingresó en el hospital y después de un mes de ingreso, la vida nos volvió a dar otro golpe implacable y mi madre falleció el 30 de octubre... para eso, no te prepara nada en este mundo... es uno de los golpes más fuertes que la vida te puede dar y después de dejarte rota por dentro y por fuera, intentas recomponerte como buenamente puedes, gritando y llorando en silencio, hasta que te das cuenta, de que solo puedes hacer una cosa: seguir adelante e intentar asumir tan grande pérdida. Es cierto, que el tiempo cura, es cierto que el duelo pasa, pero también es cierto, que el vacío se hace cada día más grande y la ausencia se nota cada día más. Yo decía que el 2015 era un año para olvidar, sin embargo, me equivocaba. Es un año, para NO olvidar, para dar gracias por lo que tenemos por los que no se han ido, porque, a pesar de todo, las cosas podrían haber sido mucho peor, porque a pesar de los que ya no están con nosotros, aún siguen aquí, velando por nosotros, acompañándonos, y nunca nunca se irán de nuestro lado... porque al final, yo soy la mujer que soy gracias a ella, ella me ha convertido en lo que soy...


 ... y para que no nos olvidemos de lo importante que es la familia un tapiz que nos lo recuerda a la entrada de la casa.... Y si además sirve para tapar el cuadro de luces, mejor que mejor :)

Que además, le da un toque muy shabby a mi recién estrenada entrada :)

 En junio fui a mi carpintero a comprar unas maderas y me ofreció un mueble viejo que iba a tirar a la basura. Lo había retirado de una casa que acababa de amueblar... y no pude resistir la tentación de traérmelo. El pobre estaba hecho polvo, desconchado, los tiradores estaban "para el arrastre", estaba lleno de arañazos y con grietas por los laterales, en las puertas y en la parte superior...
 Lo arregle, como pude con masilla, cambiándole los tiradores, lo pinté y lo lijé y luego lo decapé...
Luego añadí papel de decoupage y lo envejecí con betún de judea... Al final, no quedó mal del todo teniendo en cuenta que era el primer trabajo de este tipo que hacía....
 Para terminar cosí algunos "adornitos" como la casita de pájaros en lino, y la Tilda baby que tan cuca se queda...
 Y al final, como dice el cuadro, haz cosas pequeñas con gran amor... para que al final, quede algo grande muy cuco...
 En frente del aparador, hay un baúl de madera de pino que compré en el Leroy Merlín. Lo lijé y pinté como el aparador para que mantuviesen los dos el mismo estilo,...,

 Yo necesitaba algún zapatero para descalzarse y guardar los zapatos cuando entramos en casa, y no veía ninguno que me convenciese, y el baúl ha sido de lo más útil
 Y así queda por dentro... un par de barras para sujetar los zapatos de diario y listo...

Así que ahora, entrar en casa además de cómodo es acogedor... porque como dice el texto...
Hogar es amor, donde la vida empieza y el amor nunca acaba...

¿te he dado ya las gracias por haber estado ahí todo este tiempo? pues eso... G R A C I A S

Artículos en mi Tienda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...