Gracias por estar ahí...

18 de marzo de 2014

Estilo japonés con deje español...


Hace poco más de un mes tuve la gran oportunidad de hacer un curso con Paz Giral. Me llamó Cristina de Primores y me dijo, monográfico de apliqué japonés con Paz Giral! No le di tiempo a que me diera más explicaciones ni a que me contase de qué se trataba el trabajo que íbamos a hacer y esa misma tarde estaba en la tienda haciendo la reserva :))) (así soy yo)
No sabía qué íbamos a coser pero lo que sí sabía era que tenía que ir preparada con un costurero apropiado a la ocasión y cómo no, tenía que ir de estreno, así que rauda y veloz me puse manos a la obra....
Tenía que cumplir varios requisitos, ser pequeño y manejable, tener un libro para guardar agujas y clasificarlas, tener una almohadilla para los alfileres, algo para contener las bobinas de hilo y por supuesto, un bolsillo donde poder guardar el dedal (siempre perdido, si tuviera un dedo por cada dedal que he perdido me llevarían a Cuarto Milenio) ...

Confieso que me encuentro atravesando una etapa country en mi vida, así que, haciendo honor al más estricto sentido de la palabra patchwork, corte en varios pedazos unos pantalones de la talla seis meses de mi pequeñajo, y los usé como trasera y para la tela de la almohadilla y el libro de agujas... Le combiné una tela japonesa para hacerle el bolsillo interior y usé una tela a burdeos para la solapa y el interior tanto del libro de las agujas como para el del bolsillo :))) Y con lo que me sobró de la parte inferior del bolsillo le hice la tira que me sujetaría los carretes de hilo :))) usando una trabilla del pantalón para sujetarle el nudo y así mantener la cinta cerrada ...



 Siguiendo con la fiebre country, usé un diseño propio (un tanto desigual porque fue a mano alzada) dibujé una cesta simbolizando el patchwork, y le puse tres flores simbolizando cada uno de mis tres amores en mi vida, mis hijos, mis padres y mi marido... (por favor, que ningún psicólogo analice el orden porque lo he reescrito tres veces y al final se queda así...)


Veís el añadido de la tela...? os digo que el pantalón era muuuuuy pequeño :))) qué pena que pase el tiempo tan rápido...












  

Y así queda una vez cerrado... 


 Bueno, pues ya estaba yo preparada, con una mezcla de emoción contenida y nerviosismo general llegué al curso... y por fin, pude enterarme del misterio mejor guardado.... qué era lo que íbamos a hacer....

La carcajada fue monumental! jajaja Cristina al principio no lo entendía, luego fue atando cabos... jajaja
Y así fue, como poco a poco, a lo largo de todo un día muy intenso fue tomando forma... hasta que unos días más tarde y después de algún tuneo que otro este fue el resultado...


Practicando algunos puntos de bordado, practicando practicando, me creció un rosal salvaje... Sí salvaje, porque mis plantas son de secano y un poco rústicas pero me gustan... el caso es que yo las he bautizado como la anarquía en el bordado... Por lo pronto, el bordado se lo dejo a Isi y a Paz, que por cierto, nos prometió que volvería para dar un curso de bordado y le dije que ya me podía reservar la plaza....


 Siguiendo con los tuneos,... esta vez involuntario... si os fijáis en el original hay un pájaro y un gato...
Pues bien, estos dos no se llevaban bien en mi costurero, tanto es así, que cual Sylvestre y Piolín, el pájaro perdió parte de la cola en un encontronazo con el gato... y el gato sabiendo que lo había hecho mal, cojió la maleta y se marchó de casa....



Pero en realidad, el culpable de que esto pasase fue el bolsillo que a continuación os muestro...

 Tenía yo casi terminado el costurero, vuelto y todo a falta de cerrar a puntada escondida, cuando pensé en mi maldición con los dedales, así que tuve que pensar en un plan B. Y así fue como (gato y pájaro incluido) le di la vuelta para empezar a descoser y plaff... el gato pasó a mejor vida y el pájaro perdió la pluma... moraleja... piensa bien si has terminado el trabajo antes de voltear...




Aun con todo, el resultado es estupendo!  

Pero sin lugar a dudas, lo mejor, lo mejor de todo ....


El fantástico día que pasamos... para cuando la siguiente?


23 de febrero de 2014

La faltriquera de Paz Giral....



Te voy a contar una historia....
Érase una vez un ratoncito de campo que decidió explorar horizontes más lejanos y viajar del campo a la ciudad...

Por su largo caminar... atravesó campos, ríos y hasta se encontró con la casita del guarda... donde le avisaron de que había un gato y por allí no se entretuvo mucho....


Era un ratón travieso y juguetón... Valiente como pocos los de su especie... 

 Y no habían cuevas lo suficientemente oscuras ni pinos lo suficientemente altos que consiguieran alejarle de lo que había ido a buscar...


 Subió y trepó por los más altos pinos para obtener una visión general y no perderse ni el más mínimo detalle...
 Pero tanto caminar, trepar y saltar, le dejaron extasiado y tuvo que parar a descansar...



Descansó y comió y siguió su andadura...


Hasta que por fin, allí en un claro del bosque... Encontró algo que por fin le llenó por completo... una pareja perfecta, alguien con quien poder compartir el resto de su camino...


Y así fue, como juntitos de la mano, faltriquera por banda y viento en popa a toda vela, corrió y corrió hasta llegar a casa...pero vino cambiado, ya no era el mismo, y es que su faltriquera o delantal, hablaba maño y pese al poco tiempo que llevaban juntos ya se le estaba pegando el acento... Y orgulloso de pasear con su nuevo amigo, habló a propios y extraños del cariño con que se había alejado de su original familia, Paz Giral, que vino de viaje a Cartagena y se dejó con nosotras un pedacito de ella, pero eso es otra historia que ya te contaré otro día...



 
Feliz semana a todas...


Pd. si alguien se lo pregunta, las fotos son del Parque Natural de Sierra Espuña en Murcia... con un día estupendo de campo, que han disfrutado hasta los ratones de ciudad más refinados ;)

Artículos en mi Tienda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...